TÀPIES.

Llibre-mur (Detalle)

Hay fotos que muestran a Tàpies rodeado de obras y absorto en la contemplación de alguna de ellas. Uno de los  objetivos de los creadores es sorprenderse así mismo con su obra. Su contenido puede revelar significados que en una primera mirada no habíamos percibido. Se puede establecer una infinidad de relaciones con otras obras , con otros artistas, con otros procedimientos, con otros significados. El diálogo que se establece permite el avance hacia nuevas propuestas y al mismo tiempo hacia el conocimiento. Mediante el arte pensamos el mundo. Provablemente en la elaboración de su obra Tàpies pensó en la espiritualidad, en la contemplación, en la materia, en la tierra, en el país, en las raíces del arte y en otros creadores. La materia en su densidad es el campo de su expresión. Las marcas, arañazos, hueyas, raspados y cruces que imprime, son instantes de vida que forman una estética alejada de la pintura precedente. No le gustaba el óleo, ni sus brillos y matices. Prefería los barnices por su transparencia y algunos colores como el negro y el rojo. Pero  el verdadero color que le interesaba es el que tienen las cosas, las planchas metálicas con sus óxidos, los tableros de madera con sus vetas y sobre todo los tonos del polvo de mármol, esa materia densa con la que  compuso muchos de sus cuadros. Pero su universo creativo abarca numerosos objetos incorporados en la bidimensionalidad del soporte como tijeras, sillas, ropa o botellas. Objetos que en su uso acumulan una historia. Para él los objetos tienen alma , por eso la relación entre arte y espiritualidad está implícita en su obra. Gran estudioso de religiones y filosofía pretendía que mediante la contemplación de su obra se ampliara nuestra percepción del mundo.

ANTONI TÀPIES. Llibre-mur, 1990. Procediment mixt sobre fusta 250x530 cm.

ANTONI TÀPIES. Llinda, 1975. Procediment mixt sobre tela. 200x270 cm

Concert (Detalle)

ANTONI TÀPIES. Concert. 1985. Pintura sobre paper diari encolat sobre tela. 225x300 cm.

ANTONI TÀPIES. 1/2, 2003 Pintura i vernís sobre fusta. 200x175 cm.

ANTONI TÀPIES. Metal i ampolla. 1993. Pintura i assemblatge sobre planxa metàl-ica muntada sobre fusta. 200x400x14 cm.

FUNDACIÓ

ANTONI TÀPIES. Gran creu, 1989. Procediment mixt sobre fusta 300x250 cm.

FUNDACIÓ ANTONI TÀPIES. BARCELONA

Texto y fotografías JCuenca.

Comentarios

david weir art ha dicho que…
Amazing post, What an Amazing Artist.
Leovi ha dicho que…
Un bonito homenaje al gran maestro de la abstracción. Junto a el me siento muy pequeñito, lo admiro y lo admiraré siempre y cada vez más, porque Tapies cuanto más lo miras más te gusta. Creo que en el resto del Estado no se le ha hecho aun toda la justicia que se merece, pero el tiempo lo irá haciendo cada vez más grande. Me encanta esa foto de la fachada con las luces de la noche. Saludos.
Juan jnarte.com ha dicho que…
Hola, acabo de ver tu comentario en mi Blog, y de descubrir los tuyos, que son todo un placer para la quienes podemos leerlos!!!

Te doy las gracias por tu comentario, me ha gustado mucho leerlo....GRACIAS

Un saludo enorme
Nano ha dicho que…
Bueno, siento ser un alma solitaria en este desierto y no coincidir contigo en esto, pero como decía el del chiste: yo no valgo para ser crítico de cine porque me gustan las mismas películas que gustan a todo el mundo. Será quizás porque la obra de Tàpies es solo para un público muy elitista y selecto, seguramente, pero... no sé, tengo dudas....

Un Saludo.
Nano ha dicho que…
En tu presentación hablas al principio que la emoción y las pinturas no tiene un valor relevante en las galerías ¿? No llego a entenderte muy bien, yo creía que la finalidad de una obra es precisamente esa, que trasmita una emoción, no necesariamente la misma a cada espectador... pero algo le debería de trasmitir ¿no?.

P.D.: Interesante blog, volveré de vez en cuando por aquí para dar la tabarra, con tu permiso.

Entradas populares