lunes, 20 de junio de 2016

EL DOLMEN DE TELLA

El dolmen de Tella, conocido también por Losa La Campa o Piedra Vasar. Está situado en el noroeste de la población de Tella, en la comarca se Sobrarbe, Huesca. Se ve desde la carretera y podemos llegar por un camino en pocos minutos. Es un monumento megalítico en una planicie, rodeado prados, montañas y vistas espectaculares, las mismas que tenían aquellos que lo erigieron. Es un dolmen de cámara simple rectangular de 160x140x120 cm, y la losa que lo cubre 250x180x50 cm. No es muy grande pero para construirlo deberían planificar como levantar ese peso, aquellas culturas remotas de hace   6000 años. Ese esfuerzo lo podemos ver y se conserva perfectamente.  Provablemente tenía alguna función,  como señalar un territorio, hacer la práctica de algún ritual o alguna función sepulcral, como suponen los estudiosos.
No lejos de aquí, en Plan, el proyecto de Arte y Naturaleza, encargó a unos artistas una intervención en el Paisaje y en una entrada anterior en el blog hice un comentario sobre la escultura de Kirkeby. Esta construcción sin la funcionalidad típica de una casa o un edificio, también en una planicie, rodeado de montañas, es un elemento más en el paisaje. Forma espacios en los que podemos entrar, desde sus huecos o ventanas se ven fragmentos del paisaje y del cielo,  es una escultura hueca donde entra la luz y el aire.
Lejos de estos lugares el escultor Chillida imaginó un proyecto que no se llegó a realizar, vaciar la montaña de Tindaya en Fuerteventura, creando un cubo interior de 50 m. Al parecer el artista se inspiró en un verso de Jorge Guillén: "lo profundo es el aire".
El dolmen de piedra también es una estructura hueca, donde la importancia del vacío es manifiesta, aquellos hombres eran artistas y poetas. Quizás el dolmen lejos de la funcionalidad que se le atribuye, es un homenaje a la naturaleza, una cortesía al aire que penetra en esa construcción y en los pulmones. "lo profundo es el aire"

Dolmen de Tella.

Vista desde la carretera. El camino conduce hasta él, en medio de prados y montañas.



El dolmen con un paisaje de fondo impresionante.
Para saber más:
ARTE RUPESTRE.
DOLMEN DE TELLA: cultura megalítica en España.
TINDAYA LA MONTAÑA QUE RESISTE.

Artículo y fotografías JCuenca.





viernes, 10 de junio de 2016

LA RUTA DE LAS ERMITAS EN TELLA

Tella es un pueblo del Valle de Escuaín en el Pirineo aragonés situado a 1384 m. de altura. Tiene la iglesia  de San Martín del S. XVI y un conjunto de casas que se alinean a lo largo de una única calle. Son de piedra, con tejados de loseta de arenisca y chimeneas decoradas con espantabrujas, elementos decorativos en la actualidad.
Según podemos leer en los paneles informativos de la ruta de las Ermitas,  " están situadas estratégicamente formando un anillo de fuerza telúricas, sirven para protegernos del otro protagonista que no se ve, pero que se siente: la magia."
Iniciamos la ruta de las ERMITAS desde la Iglesia de San Martín.  Un recorrido de unos 2  Kilómetros, sin dificultad. Rodeamos la Peña Cazcarra, pasando por un bosque con pinos, bojes y robles y descubriendo un paisaje espectacular. La primera que aparece es la de San Juan y Pablo del S XI. una de las más antiguas del románico en Aragón. Situada al lado de una enorme Peña y formando parte de un paisaje con caminos, escaleras de piedra y abismos. Hablando en términos fotográficos, la ermita en su enclave es fotogénica. Nos acercamos y estuvimos un rato para sentir el lugar y ver de cerca sus piedras. Volvimos al camino para continuar rodeando la Peña y al poco vimos la siguiente, la de la Virgen de las Fajanillas del S. XII. la única de las tres que tiene campanario. Cerca de ella en una pequeña elevación está la de la Virgen de la Peña, siendo sus orígenes del siglo XVI, pero muy modificada en la actualidad. El lugar donde se ubica es un mirador excepcional para contemplar el Pirineo Aragonés.

Casas del pueblo de Tella.

Detalle de una chimenea.

Iglesia de Tella de San Martín.

Añadir leyenda

Dejamos atrás la iglesia, para seguir la ruta de las ermitas.

Naturaleza, flores y colores en el camino.
La primera de las Ermitas. La de San Juan y Pablo del S XI, en un marco incomparable

Un paisaje impresionante con las cumbres nevadas.

por el camino sombreado de pinos.


Acercándonos

Una vez que la dejamos la ermita,  volvía nuestra mirada hacia ese paisaje de cumbres nevadas en el mes de mayo.

la siguiente es la Ermita de la Virgen de las Fajanillas, pero seguimos la ruta para ir hacia la de la Peña.

La ermita de la Virgen de la Peña. Un lugar con excelentes vistas.

La puerta de la Ermita de la Peña, enmarca el paisaje. Al fondo la mole denominada la Peña Montañesa.

Bajamos de la Ermita de la Peña, para acercarnos a la de Fajanillas, de paso en nuestra  vuelta hacia Tella.

Nos íbamos alejando para volver hacia el pueblo de Tella.

Ya se ve el punto de partida. El pueblo.


En el pueblo de Tella, hay un museo dedicado a la brujería, podemos ver documentales, sobre las propiedades de las plantas del valle, que ya conocían estas mujeres.

Para más detalles sobre La ruta de las ermitas de Tella.

Uno de los mejores artistas flamencos del siglo XVI. Peter Brueghel el Viejo (1526/30-1569) Contribuyó a crear una imagenería popular que se propagó rápidamente, creando una visión estereotipada de la brujería.  En este artículo de DESCUBRIRELARTE con motivo de la exposición del artista en la ciudad de Brujas, nos lo explica. 

Este DIBUJO que hice, está relacionado con un libro que me impresionó y recomiendo CALIBAN Y LA BRUJA-TRAFICANTE DE SUEÑOS de Silvia Federici. Una transición del feudalismo al capitalismo. Si queréis saber sobre el expolio de América, sobre la expropiación social, sobre la guerra a la cultura y formas de vida comunales, sobre la esclavitud y sobre la quema de brujas, donde las mujeres padecieron una violencia extrema, bajo la imposición de los poderes del estado, éste es el libro. El título se refiere a Calibán, un personaje de LA TEMPESTAD de Shakespeare, un salvaje primitivo esclavizado por el protagonista Próspero.


Lo represento en el dibujo en medio de manchas azules y edificios esquematizados como un personaje atemporal. La guerra a la cultura, a la sanidad,  y la imposición de leyes que recortan derechos sociales y de libertad,  siguen practicándose en la actualidad como si el tiempo no hubiera pasado.

CALIBÁN (Detalle)

CALIBÁN

CALIBÁN. Acuarela líquida, tinta china, rotulador, lápiz sobre papel. 23x33 cm. 165 g/m cuadrado. Año 2014. JCuenca.



Texto y fotografías JCuenca.

Entrada destacada

EN MI TALLER. -ENTREVISTA EN ARTELISTA-

Os presento la entrevista, con algunas fotografías de mis obras, que ha publicado ARTELISTA. La he recogido en mi blog,  y he añadido algu...