DOS MIL AÑOS NOS CONTEMPLAN

Leyendo la entrevista en La Contra de La Vanguardia ("En Tarraco, Roma aprendió a ser Roma")recordé lugares donde los romanos dejaron su huella. El Mèdol es uno de ellos. Es una cantera donde extraían enormes bloques de piedra para las murallas y edificios de Tarragona. Se conserva un obelisco en el centro de la explotación llamado "la aguja del Mèdol". Se puede visitar y está a unos 9 Kms al norte de la ciudad. Se va desde la última estación de servicio antes de llegar a Tarragona desde Barcelona de la autopista A7. Es un paisaje envuelto en vegetación e historia, donde se ve la geometría de los cortes y las concavidades formadas por la erosión.
---------------------------------------------------------------------------- Reproduzco a continuación un fragmento de la entrevista a Isabel Rodà: ¿Qué le asombra más de la ingeniería constructiva romana? ¡Más de un martillo neumático se nos parte al topar con el cemento romano! Inventaron el opus caementicium,el hormigón, argamasa solidísima: ¡construían para siglos! ¿Sin escatimar en medios? Sobredimensionaban la obra, construyendo con más solidez y seguridad de la necesaria. Por eso aún podemos cruzar puentes romanos... Con sus vías querían que los correos circulasen veloces por todo el imperio. ¿Qué peso tuvo Tárraco en Hispania? Fue capital de la Hispania citerior, más de la mitad de la península Ibérica. En el año 69 d. C., celebrando la expansión del derecho romano a toda Hispania, se remodeló Tárraco con mármol de Carrara... Vaya lujo… Sí. El material más caro era el pórfido rojo de Egipto, que también se usó. ¿Cómo se debía vivir por aquí? Era un puerto muy activo, corría buen dinero, hubo un alto nivel de vida, ¡mejor que el de toda la alta edad media! Alcantarillado, baños, termas públicas... ¡No me importaría vivir ahí como una esclava de casa bien!

Comentarios

Entradas populares