EL PARQUE DEL LABERINTO LA DUALIDAD EN ARMONÍA.

Quiero compartir con vosotros , estas fotografías del Laberinto de Horta. Un lugar situado a los pies de la montaña de Collserola, ideal para pasear y deleitar nuestros sentidos. 
Un jardín en las fincas de un antiguo marqués,  el cual imprimió sus gustos, mediante un paisajista y jardinero italiano. 
En nuestro recorrido podemos observar  orden y geometría, en los setos recortados y en la disposición de las terrazas, así como una naturaleza más silvestre y  en  libertad con parterres a la sombra de grandes árboles. Encontraremos también  esculturas y relieves con evocaciones  mitológicas. El Neoclasicismo y el Romanticismo, son los dos estilos que comparten espacio en el  Parque del Laberinto y en esta dualidad de contrarios encontraremos una infinidad de elementos para nuestra fascinación 
Junto a la entrada se encuentra lo que fue el palacio de la familia Desvalls, y  muy cerca una fuente heráldica. También veremos una puerta china, que en tiempos daba a un jardín oriental.  Los árboles centenarios están continuamente presentes,  y enseguida daremos con esos muros vegetales de cipreses que dan nombre al Parque.  El trazado geométrico  llevará nuestros pasos al centro del laberinto, o quizás hacia la salida. Sería conveniente dejarnos  llevar por la intuición para descubrir la estatua de Eros justo en el centro.  Luego seguir hasta superar la propuesta del trazado, con calles que se cortan, otras que nos llevan  hacia otros recorridos,  hasta encontrar la certera que es la que nos permitirá salir. 
Veremos un canal de aguas oscuras que reflejan el espacio luminoso entre  los árboles. Veremos templetes con columnas toscanas habitados por esculturas mitológicas de mármol blanco y escaleras que nos llevarán hacia un estanque con peces de colores,  limitado por un edificio neoclásico. 
En contraposición al clasicismo pasearemos por lugares que nos evocarán el romanticismo mediante la vegetación silvestre, con hiedras, musgo, y helechos,  y entre la gran variedad de árboles, como tilos, robles, encinas, plátanos o pinos, dispuestos de forma irregular, que nos  proporcionan  sombras y luces, ahora otoñales. Nos acompañará en el recorrido  el murmullo del agua  y descubrimos una cascada por donde se desliza  entre las piedras.
Nuestros sentidos quedarán completos si bebemos en alguna de las fuentes del parque.

He querido que esta entrada sea sobre todo visual,  como cuando mirábamos las fotos de un lugar, por eso aporto las vistas que me sugirió este parque. Al final encontrareis  unos enlaces por si queréis saber más sobre este jardín,  de los más antiguos de Barcelona.

Relato y fotografías JCuenca.

Palacio del laberinto, de la familia Desvalls. Edificio con elementos de estilo neoárabe y neogótico. A la izquierda está la entrada al parque.

Torre Subirana. Antigua torre medieval que se encuentra en el conjunto del palacio.

Paredes con viña virgen que coge el color rojizo en otoño, en el "Jardí dels Boixos."

Relieve del Rapto de Europa.

 "Jardí dels Boixos."







En el centro del laberinto la estatua de Eros.

Arcos de ciprés que forman el espacio central.

Muros formados por setos de ciprés del laberinto. Un total de 750 m.





Templete de columnas toscanas.

Artemisa. Autor desconocido. Mármol. Entre 1794 y 1802

Escaleras que suben hacia el pabellón neoclásico de Carlos IV

Pabellón de Carlos IV. Coronado con una estatua de Apolo y las musas.

Desde la segunda terraza el Mirador o Belbedere, con fantásticas vistas del laberinto vegetal.





Hojas de otoño y espejo de agua.

Luces y sombras en las hojas de una vegetación asilvestrada de la parte romántica. 

Detalle de jarrones con un fondo de hojas otoñales y setos.

La entrada y salida del Parque del Laberinto.


El Laberinto de Horta.
Parque del Laberinto de Horta.

Comentarios

Entradas populares