miércoles, 18 de mayo de 2016

ALCALÁ DEl JÚCAR. BAJAR Y SUBIR.

Alcalá del Júcar es un pueblo de la provincia de Albacete, con mucha historia y muchos lugares para visitar. Aparece espectacularmente bajando desde la carretera serpenteante, viniendo de Casas Ibáñez.  Desde alguna de las curvas, podemos ver su imagen pintoresca y cubista. encajado en un paisaje asombroso que el río de aguas verdes ha ido configurando. 

Yo me imaginaba que para llegar al pueblo había que subir en vez de bajar, esa fue la impresión que me dieron unas imágenes que vi del pueblo antes de conocerlo.  Ocupa la ladera oriental de una colina, a la margen izquierda del Jucar. Siendo el río la base a partir de la cual, si que tenemos que alzar la mirada para ver como sus casas  escalonadas,  llegan hasta el castillo en lo alto.

Nuestro punto de partida para visitarlo fue el Puente Romano, de estructura maciza de piedra de sillería que  nos proporciona una espléndida vista sobre el río. Tuvo gran importancia durante los siglos XIV y XV. De esta época hay menciones de que este lugar era una de las aduanas de paso con el reino de Aragón. Por el atravesamos para adentrarnos en sus empinadas calles que nos llevarán hasta la Iglesia Parroquial. El templo de diferentes épocas, tiene dos puertas de entrada, formadas por arcos de medio punto y una  nave única en forma  de cruz latina, debiéndose la fachada y torre de estilo academicista al arquitecto Lorenzo Alonso. 
Siguen las calles zigzagueantes, las fachadas blancas, ventanas pintadas y anuncios de las cuevas. Visitamos la Cueva de Masagó de origen almohade y excavada a mano en pleno corazón de la montaña. Atravesamos un tunes de 130 m. que nos lleva hasta  una luminosa sala, con miradores sobre el río Jucar. Tiene varias salas más y terrazas,  donde se puede tomar algo o comer,  ya que cuenta con bar y restaurante.  
Para salir no hay que volver, sino continuar por otro pasadizo que va descendiendo. En el recorrido nos encontramos un pequeño nacimiento de aguas y tras haber recorrido 450 m. y 35 de desnivel salimos junto a la iglesia. 

Volvimos a subir para ir al Castillo que data de época almohade de los siglos XII-XIII. A lo largo del tiempo ha pasado por diferentes dueños como el rey Alfonso VIII hacia 1213 y Juan Pacheco Marqués de Villena en el siglo XV. Su aspecto actual se debe a las fortificaciones llevadas a cabo en la época del marqués y a las restauraciones actuales.
Tiene planta pentagonal y en sus ángulos rectos,  torrecillas circulares. El interior de la torre cuenta con tres plantas y en las salas se celebran actos culturales o exposiciones temporales.
Las vistas desde allí sobre el pueblo son espectaculares. 

Vista desde una de las curvas de la carretera de Alcalá del Jucar.


Puente romano que atraviesa el Jucar.


En lo alto el castillo, que en un tiempo fue almohade y luego cristiano. Su actual configuración se debe a las fortificaciones datadas a mediados del s XV.

Un ramal del rio y la Iglesia Parroquial.


Una de las calles.

El torreón del castillo.


Las magníficas vistas desde el castillo.


Las verdes aguas del Jucar.




Cueva de Masagó. Esta cueva fue picada a mano. De gran longitud, el túnel nos lleva hasta el otro lado de la peña.

Cueva de Masagó.  Este amplio espacio luminoso, nos esperaba, después de los 130 m. del túnel.

Detalle de la cueva de Masagó.


Calles que suben y bajan. Arquitectura blanca, con puerta y ventanas azules.

Reluciente cúpula.

Detalle de una de las casas, en nuestro paseo.

Colores y texturas en algunas fachadas.

Detalle de fachada.

PARA SABER MÁS:

ALCALÁ DEL JÚCAR.
EL PUENTE ROMANO
EL CASTILLO
CUEVA DE MASAGÓ

Comentario y fotografías JCuenca.

No hay comentarios:

Entrada destacada

EN MI TALLER. -ENTREVISTA EN ARTELISTA-

Os presento la entrevista, con algunas fotografías de mis obras, que ha publicado ARTELISTA. La he recogido en mi blog,  y he añadido algu...